El gran paisaje en blanco y negro en una exposición

el-tiemblo_0020-3-800x533

En el post de hoy en Nuzart, los chicos de altfoto nos descubren a una gran fotógrafa aficionada, que hace fotografías en balnco y negro sobre paisajes increíbles.

Maria Antonia García de la Vega no es conocida, y sólo a algunos fotógrafos de Madrid les puede sonar su nombre, como secretaria de la Real Sociedad Fotográfica de Madrid. Es una fotógrafa aficionada, pero pocas personas pueden hacer el paisaje en blanco y negro como ella.

La fotografía de paisaje en blanco y negro es difícil, y algunos pueden llegar a pensar que es un contrasentido, pues pierde toda referencia al color de la naturaleza, a los verdes de las plantas y al azul del cielo. Pero cuando esa información de color se transforma en la luminosidad de los grises, en el contraste acertado entre el blanco y el negro y todos los matices que llevan del uno al otro, entonces hablamos de un trabajo bien hecho, muy difícil de realizar.

La exposición que podemos ver en la Real Sociedad Fotográfica hasta el 5 de marzo lleva por nombre Memorándum Natura, y es, en palabra de la autora

una serie de paisajes donde la proporción áurea, la regla de los tres tercios o el sistema de zonas como recursos y reglas de la composición, están presentes y son en sí mismas cartas de presentación.

Para recrear estos paisajes de ensueño María Antonia no se encamina en largos viajes a lugares escondidos u olvidados de la mano de los dioses. Yo creo que no pretende en absoluto imitar la épica maravillosa de Sebastiao Salgado, sino que se fija en el aire clásico que se destila en la RSF, una asociación fotográfica que nació el 15 de diciembre de 1899, la más antigua de España.

Por eso busca los lugares mágicos de España envueltos en la luz mágica de la niebla. Pero como sabéis eso no basta. El trabajo en el laboratorio, o mejor dicho, sentados frente al ordenador es fundamental para recrear la atmósfera que quieres comunicar. Y es aquí donde el trabajo de María Antonia se hace más patente. Sin grandes complicaciones, sin grandes artificios, esculpe la luz que ha captado su cámara hasta conseguir algunos de los blancos y negros más exquisitos que podemos ver.

Y si encima nos enteramos de que ella misma imprime sus copias, entonces no queda más remedio que quitarnos el sombrero y esperar que su nombre empiece a ser conocido, algo que ella seguro que no está muy seguro de desearlo, pero sabemos que se lo merece.

La exposición la podemos ver hasta el 5 de marzo de 2014 en la Real Sociedad Fotográfica de Madrid, que está en la calle Tres Peces de Madrid, cerca de la castiza plaza de Lavapiés.

Vía: altfoto

Deje un comentario

You must be logged in to post a comment.